miércoles, febrero 13, 2008

¿Nos da miedo pensar?

"Los hombres temen al pensamiento más de lo que temen a cualquier otra cosa del mundo; más que la ruina, incluso más que la muerte.
El pensamiento es subversivo y revolucionario, destructivo y terrible. El pensamiento es despiadado con los privilegios, las instituciones establecidas y las costumbres cómodas; el pensamiento es anárquico y fuera de la ley, indiferente a la autoridad, descuidado con la sabiduría del pasado.
Pero si el pensamiento ha de ser posesión de muchos, no el privilegio de unos cuantos, tenemos que habérnoslas con el miedo. Es el miedo el que detiene al hombre, miedo de que sus creencias entrañables no vayan a resultar ilusiones, miedo de que las instituciones con las que vive no vayan a resultar dañinas, miedo de que ellos mismos no vayan a resultar menos dignos de respeto de lo que habían supuesto.
¿Va a pensar libremente el trabajador sobre la propiedad? Entonces, ¿qué será de nosotros, los ricos?
¿Van a pensar libremente los muchachos y las muchachas jóvenes sobre el sexo? Entonces, ¿qué será de la moralidad? ¿Van a pensar libremente los soldados sobre la guerra? Entonces, ¿qué será de la disciplina militar?
¡Fuera el pensamiento!
¡Volvamos a los fantasmas del prejuicio, no vayan a estar la propiedad, la moral y la guerra en peligro!
Es mejor que los hombres sean estúpidos, amorfos y tiránicos, antes de que sus pensamientos sean libres. Puesto que si sus pensamientos fueran libres, seguramente no pensarían como nosotros. Y este desastre debe evitarse a toda costa.
Así arguyen los enemigos del pensamiento en las profundidades inconscientes de sus almas. Y así actúan en las iglesias, escuelas y universidades."


Extraído de "Principios de reconstrucción social" de Bertrand Russell.

3 comentarios:

C@rusl@inus dijo...

Lamentablemente en la sociedad de hoy, el pensamiento es privilegio de unos pocos y esos pocos buscan prohibir el pensamiento en la mayoria que se les opone, porque no les convien, no les sirve, solo quieren que seamos estupidos y que solo acatemos sus ordenes, como robots manejados a control remoto. Esa es la premisa principalmente de los regimenes totalitarios, que buscan que la gente no cuestione, no se revele, y asi dominarlos como quieren y hacerles creer que lo hacen por su bien, pero no, el pensamiento autónomo es el mayor bien que podemos conseguir, es el que nos guia hacia nuestra libertad, no dejemos que nos dominen, que nos hagan estupidos y que nos manipulen a traves de los medios de comunicacion, hagamos valer nuestras creencias y quiza algun dia nos escuchen y podamos hacerle frente a ese monstruo que solo quiere el poder, y busca dominarnos en su propio provecho

Centauro dijo...

Por supuesto que estoy de acuerdo con el mensaje, y me encanta la ironía de Russell, pero creo que hay que tener en cuenta un detalle: hay mucha gente que se somete voluntariamente, conciente o inconscientemente, a este atropello. Ya sea por temor, por falta de iniciativa o por lo que sea hay mucha gente que quiere o necesita que le digan lo que tiene que hacer, pensar y decir... de otra forma sería imposible dominar a una masa enorme y rebelde.
Siempre se echa la culpa de todo a los políticos, los empresarios, la policía y demás, pero nunca se critica al tipo común por lo que hace, si nos someten es porque la mayoría se deja someter. Será por ignorancia o quizá por temor, pero especialmente los argentinos estamos acostumbrados a agachar la cabeza y obedecer.

A menos que se metan con nuestra guita y armamos un cacerolazo, eso sí.

Facundo dijo...

C@rusl@inus: Estoy de acuerdo. Muy pocos gobiernos argentinos, por no decir ninguno, son los que se preocuparon realmente por la educación de la sociedad y la investigación científico-social-tecnológica. Mientras menos educación tenga, menos capacidad de razonar, de preguntarse, de rebelarse ideológicamente tiene un individuo. Sin libertad intelectual, como yo le digo, es imposible conseguir la verdadera libertad.

Centauro: También estoy de acuerdo con vos. Y lo peor de todo es que una gran parte de esta gente que vos decís que "se somete voluntariamente a este atropello" es relativamente educada. Un fiel reflejo, y no me canso de decirlo, es la televisión. Siempre discutí con conocidos por el rating que tienen programas como "patinando..." y "gran hermano" que no aumentan el nivel cultural de ninguna persona. La gente parece que quiere cosas así. Además, si llegas a preguntarle a alguno que ve “gran hermano” de donde viene justamente el "gran hermano" no tiene idea. No sabe que surge de un libro excelente de George Orwell y que justamente habla de esto, del manejo del pensamiento humano y la transformación de los seres humanos en entes no pensantes. Es para charlar largo y tendido sobre esto, pero creo que las dos posturas son aplicables, claro que complementadas son mas representativas de la sociedad.