martes, marzo 20, 2007

El príncipe matemático

En un determinado reino, en una época cualquiera, existió una princesa. Su padre, el Rey, como en la mayoría de los casos, había elegido un pretendiente para su hija; un acaudalado príncipe de un reino vecino. Pero en esta elección había un inconveniente; la princesa estaba enamorada, como en toda historia romántica, de un pobre muchacho y se queria casar con él. El Rey, no consintiendo dicha unión, y tampoco queriéndose oponer a los sentimientos de su hija, ideó un plan. Mandó a llamar al enamorado de la princesa y le propuso lo siguiente:

- Dejaremos que el azar lo decida -dijo el Rey-. Pondré en esta bolsa dos uvas: una blanca, la otra negra. Deberá usted elegir sin mirar: si la uva extraída es blanca, se podrá casar; si es negra, olvidaremos todo el asunto.

Al no tener otra opción, el enamorado aceptó, corriendo el riesgo de extraer la uva negra. Pero la princesa, sospechando de la benevolencia de su padre, descubrió que en la bolsa había dos uvas del mismo color: negras.
Apresuradamente, corrió a comentarle a su amado las tremendas noticias:

- ¡Estamos perdidos! ¡Papá ha echado en la bolsa dos uvas negras! - dijo la princesa.
- Bueno, es cuestión de pedirle que muestre el contenido de la bolsa antes de empezar.
- Ya sé lo que va a decir: “¿Te atreves a dudar de la palabra del Rey?”
- ¿Y que pasa si me niego a extraer una uva?
- No nos veríamos mas, estoy segura. - Lloró la joven.

Llegado el momento, el enamorado extrajo una uva de la bolsa y, con celeridad, antes de que nadie la viera, se la llevo a la boca y se la trago.

- ¡No era lo convenido! -grito el Rey- ¡La prueba debe repetirse!
- No hace falta –contesto el muchacho-; basta con abrir la bolsa y ver la uva restante.

9 comentarios:

Six Hundred dijo...

Armoso, como tus otras publicaciones.

Centauro dijo...

Comento acá acerca de los antiguos post que me perdí.
Con respecto a El mundo de Sofía, yo estaba buscando otro libro y lo vi, me acordé que vos lo citaste varias veces y lo compré.
Comparto tu gusto por la filosofía y me encantó, aunque no estoy de acuerdo con que el final sea sorpresivo, si lo lees con atención desde la mitad del libro te tiran pistas de que Sofía y el profesor son perso.... Bueno, vos ya sabés lo que son.

Ah, al gil ese de David nosecuanto que pidió resúmenes y habló de imbecilidad, le cuento que si le interesa la información compactada, resumida, explicada simple, etcétera entonces no entiende nada de filosofía y el mismo es el mejor ejemplo de imbecilidad.

Centauro dijo...

Con respecto a "La tiranía de las preocupaciones".

Esas palabras acerca de dejar de lado las emociones me hizo acordar a la ideología budista que habla de que la forma de alcanzar el Nirvana es a través del desapego de las cuestiones mundanas.
Digo yo, no es que tenga que ver, pero me hizo acordar.

Centauro dijo...

Con respecto a "El príncipe matemático".
Es una historia conocida y muy buena, yo la conocía con bolitas y que luego de sacar una la tira a un precipicio, pero la idea es la misma.

Como siempre tus relatos son muy buenos y quiero más.

Te mando un abrazo.

francisca dijo...

entraste a mundomatematico.com ??
buen site....
pasate...
saludos!!
francisca!

Facundo dijo...

Gracias Francisca.
Saludos.

Anónimo dijo...

hace mucho que no veo una actulizacion..
extraño sus escritos!

saludos!

Facundo dijo...

Centauro: Gracias por tus comentarios, siempre son bienvenidos y además suman a mis publicaciones.

Anónimo: Tiene razón. Pido disculpas, últimamente entre trabajo y estudio no dispongo de mucho tiempo. Ya actualizaré.

Centauro dijo...

No se preocupe por las actualizaciones, pero si puede deje comentarios en su blog o el mío para que no piense que se nos fue para siempre.
Así por lo menos uno sabe que en cualquier momento vuelve con todo.