viernes, enero 25, 2008

Eugenia



Déjame que te robe un beso
como roba la tarde en el silencio
diez minutos al reloj.
Déjame que me instale al centro
de tu pecho como si fuera cierto
que tu boca me llamó.
Deja que el tiempo nos demuestre que los dos
estamos hechos corazón a corazón,
corazón a corazón.

Déjame que te invente un sueño
como suave por tu cabello bajan
hasta tus hombros luna y sol.
Deja todo y escapa ahora
por el espejo sola y miedo adentro
interrumpiéndome la voz.
Guarda el secreto de esta noche en tu buró
del mundo a un beso y de las once hasta las dos,
y de las once hasta las dos.

Eugenia, diluvio de estrellas.
Eugenia, de un paso a tu huella,
quién puede llegar.

Deja el pacto de un hasta luego
por si acaso cayera en este juego
mi inocente corazón.
Deja tiempo para el encanto
y la luz encendida de tu cuarto
por si encuentro una razón.
Deja una nota si tuvieras que salir
que poco importa si no te olvidas de mí,
si no te olvidas de mí.

Deja incienso para la sala
y en ese piano negro media escala
por si llega una canción.
Déjalo cual dragón chimuelo
y no le cuentes que si acaso vuelvo
es porque debo algún perdón.
Deja la llave y un te quiero en el jardín
que a media tarde no respondo bien por mí
y nunca encuentro a donde ir.

3 comentarios:

Lulet dijo...

Muy linda!!!

Cómo andás tanto tiempo?

Espero que genial.

Muchos besos y éxitos.
Muax!!

Facundo dijo...

¡Hola Lu! La verdad, mucho tiempo sin escribirnos.
Te comento que igual sigo con ansias el crecimiento de tu planta de tomate. Te digo que no hace mucho mi vieja plantó una y solo le crecieron dos míseros tomates después de mucho esfuerzo. Que suerte la tuya que te crezcan en la rejilla del patio... jajaja.

Espero que vos también estés bien. Muchos besos.

Anónimo dijo...

Una fecha especifica y una canción hermosa, una combinación que no puedo dejar de comentar...
Quizás sea una de las canciones mas lindas que escuche, pero no es sólo porque me guste su letra, sino por lo que ella significa para mi...
Por un lado llevamos el mismo nombre, pero por otro y aquí la importancia, es que a través de esta canción conocí a la persona que cambio mi vida, un hombre muy transparente, que con su sencillez, inteligencia y ternura hizo que descubriera un mundo que no veía, o bien, no quería ver, no lo sé... pero apareció y puedo asegurarte que me hace sentir una mujer única y sobre todo... feliz.
Quizás, por eso, tenga que dejar que el tiempo nos demuestre que los dos estamos hechos corazón a corazón, corazón a corazón...

Tu diluvio de estrellas