jueves, diciembre 14, 2006

Constelaciones, espacio y tiempo

Recuerdo un chiste de la infancia en el que se decía que el origen de la palabra planeta se debía a que en la antigüedad se pensaba que los mismos eran discos planos; y que si la persona que los denominó hubiera vivido en nuestra época en vez de llamarse planetas se llamarían “redondeta”.
Durante varios años seguí pensando que el origen de la palabra era verdaderamente ese, quizás por una cuestión de lógica, aunque su etimología no era esa. El origen de planeta proviene del griego Planetai, que quiere decir errante. Esta civilización, muy observadora por cierto, se dio cuenta que en el cielo había determinados objetos que se movían y otros que no. Estos objetos errantes eran los planetas y los denominaron así para diferenciarlos de las estrellas que permanecían quietas.

En el siglo I d.C vivió Ptolomeo, matemático y astrónomo greco-egipcio. Realizó un tratado astronómico que contenía el catalogo estelar más completo de la antigüedad, llamado Almagesto. Se tomó el arduo trabajo de confeccionar una especie de mapa celeste, contemplando las posiciones y las distancias entre las estrellas, basandose en un catalogo realizado por Hiparco de Nicea, el cual desapareció en la antigüedad.
Aproximadamente 17 siglos después, Edmund Halley, estudiando el tratado de Ptolomeo, notó que la posición de tres estrellas brillantes del Almagesto, Arcturus, Procyon y Sirio, habían variado con respecto a sus compañeras menos brillantes.
Este descubrimiento hizo caducar el modelo heliocéntrico. Se dieron cuenta que las estrellas tenían movimiento propio y giraban alrededor del centro de su galaxia. Tal como lo hacen los planetas con sus respectivas estrellas.
Imaginemos un avión volando por el cielo. Viéndolo desde la superficie de la Tierra, parecería que su velocidad no es muy alta, pero sin embargo sabemos que se desplaza a una velocidad considerable. Esa es la cuestión, las estrellas están tan lejos de nuestro sistema solar, que tienen que pasar siglos para que su movimiento se pueda notar.

Ahora continuemos con las constelaciones, todos sabemos que simplemente son agrupaciones de estrellas inventadas por los seres humanos. Si tuviéramos la posibilidad de trasladarnos a través de cientos años luz, claramente las constelaciones se deformarían, por una cuestión de perspectiva. Usemos nuevamente la imaginación, si viéramos, por ejemplo, la constelación de Escorpio desde detrás, estaría invertida, la cola apuntaría hacia el lado opuesto. ¿Y si la viéramos de lado? Seria un objeto imaginario totalmente distinto, teniendo en cuenta que las distancias entre las estrellas de una misma constelación son bastante amplias.
Lo mismo sucedería con el paso del tiempo, debido al propio movimiento de las estrellas. Y lo vemos en las siguientes imágenes.


La Osa Mayor hace un millón de años, quinientos y en la actualidad respectivamente de arriba hacia abajo.


Leo en la actualidad y dentro de un millón de años.

Dentro de un millón de años, ¿cómo creen que se llamará la constelación y el signo de Leo? Las leyes de la física o de la química no cambian dependiendo de la posición de las estrellas o el planeta o galaxia en que estemos. Y pensar que hay gente que sigue creyendo en la astrología.

5 comentarios:

Xavier dijo...

¿El radiotelescopio? Lindo blog :P

Facundo dijo...

Jaja, es verdad parece un radiotelescopio visto de perfil.

flow dijo...

me permitis hacerte una pequeña observacion???
en la imagen que subiste dice "the lion at present"...pero la contelacion que muestra, NO ES LEO!...
fiajate...porque la del link que has puesto si esta bien...
un beso!
y es buena la idea del chino mandarin, pero se me va a complicar!!!!!!

Facundo dijo...

Flow: Permitida la observación. Es Leo pero la antigua constelación. Con el tiempo se separo en dos constelaciones Coma Berenice y la actual Leo, la que seguramente conoces vos. Te agradezco, aunque la idea era mostrar que las estrellas no están fijas en la esfera celeste, sino que se mueven, y que debido a esto las constelaciones dejan de ser lo que conocemos.
Besos.

Anónimo dijo...

..Y pensar que hay gente que sigue creyendo en la astrología.

Claro, hay gente que opina de lo q conoce, de lo que estudia, no como vos, que opinas -evidentemente- sin tener el mas minimo conocimiento sobre lo que habla.. yo opino desde mi conocimiento sobre ello, y desde luego no es una creencia, como vos lo califica

..y pensar que hay gente que sigue llamando a la ciudad de Buenos Aires, "buenos aires" (es que no notaron la contaminacion?)..
cuanta gente credula hay por ahi suelta, eh? Pues aplica el mismo razonamiento a la precesion de los equinoccios y a la astrologia y quizas entiendas algo

Salu2