viernes, septiembre 15, 2006

Supersticiones


Muchas veces nos ha pasado que derramamos un poco de sal (el famosos cloruro de sodio) y enseguida alguno de la familia nos decía que tiráramos un poco de la misma por encima del hombro izquierdo; o también la típica actitud al pedirle sal a alguien, y no entregártela en la mano, sino apoyarla en la mesa.

Para empezar, los supersticiosos consideran de mala suerte que se derrame la sal, por eso se dice que se debe dejar apoyada en la mesa, para evitar que se caiga en el momento de entrega, y haya mala suerte para ambos. Todo esto tiene un porque.

En la antigüedad la sal tenia múltiples usos, era usada para cauterizar heridas, para conservar alimentos y hasta como trueque en el intercambio de esclavos o especias; de ahí la frase “no vale su peso en sal”.
En el antiguo imperio Romano, a los legionarios, se les pagaba en parte con sal para que pudieran conservar los alimentos, de ahí deriva el termino que tanto usamos en la actualidad: “Salario”.
Y para entender la importancia que tenia, hasta en la Biblia aparece (Levítico 2, 13): “Sazonarás con sal toda oblación que ofrezcas; en ninguna de tus oblaciones permitirás que falte nunca la sal de la alianza de tu Dios; en todas tus ofrendas ofrecerás sal.”

Con esta reseña histórica, podemos entender un poco mas el significado de esta costumbre y comprender porque en la antigüedad no se pasaban la sal de mano en mano; el que derramaba sal, perdía su forma de pago.

Ahora que saben el porque, queda en ustedes ser supersticiosos o escépticos. Pero la verdad es que la próxima vez que estén comiendo y pidan la sal y no se la entreguen en mano, explicaran el porqué, tal como hice cuando me entere...

2 comentarios:

Six Hundred dijo...

Sabes q esto me lo debes a mi, no?
Gracias barba.

Gaby dijo...

Adhiero y agrego. Otro significado de porqué no se pasa de mano en mano es, como también se usaba para pagar salarios (como ya mencionaste). Para evitar errores, o hacerse cargo en caso de que se derramara, el salario se depositaba enl a mesa y su propietario era el que lo agarraba.
En fin, lindo flog che.
Saludos